miércoles, 28 de septiembre de 2011

CAMPEONATO DEL MUNDO. SACANDO LO POSITIVO

Hasta hoy Miércoles no he tenido un rato lo suficientemente grande como para sentarme tranquilamente frente al ordenador. Siento mucho el retraso, pero entre una cosa y otra no he tenido tiempo. Voy a tener que pedir disculpas también de antemano por la extensión de la entrada de hoy. Aun no se bien que voy a escribir, pero seguro que me va a costar mucho resumir todo lo que ha significado este fin de semana. Una vez dicho todo esto, comenzamos con lo que puedo decir con total tranquilidad, ha sido mi mayor experiencia deportiva.
Mi aventura comenzaba el Jueves sobre las 9 de la mañana en el aeropuerto de Sevilla. Desde allí partía rumbo al aeropuerto de Asturias vía Barcelona, donde me esperaban Roca y Del Corral. Tras unas cuantas horas de viaje, a eso de las 15:30 de la tarde llegamos a Gijón. Comida en un restaurante cercano y siesta. Por la tarde entreno de carrera y bici suave y en la cena encuentro con toda la expedición. Me dan la mochila con la ropa de la selección y estoy como un niño con zapatos nuevos, aunque el mono aprieta que es un gusto!!!
El Viernes breafing (o como se escriba jaja), rodaje suave, mini siesta y reconocimiento del circuito de bici. El día pasa volando y la hora de la carrera se acerca casi sin darme cuenta. Tras el entreno de bici y tras una breve visita al fisio me encuentro con mi entrenador que acababa de llegar a Gijón. Estando con él y Fidalgo tomando un cafelillo llega la expedición onubense al hotel para hacerme una visita. Mi madre, mi novia y varios de mis mejores amigos se acababan de cruzar España entera para acompañarme y apoyarme en esta bonita experiencia. Tanto a ellos, como a Ivan es algo que agradeceré siempre!!!

Aquí están todos ellos con Ivan Muñoz y Fidalgo

Tras pasar un buen rato con ellos nos vamos a la cena y después directos a la cama a descansar. 
El Sábado amanece con algunas nubes amenazadoras y con el asfalto mojado de la lluvia que comenzó a caer el día anterior por la tarde. Según el parte meteorológico no iba a llover pero viendo esas nubes cualquiera se fiaba. Además, con el sol escondido, el asfalto no terminaba de secarse. Una vez en carrera no piensas tanto las cosas, pero era un tema que me preocupaba bastante antes de salir. Desayuno fuerte y me voy a dar un paseo para ver a las mujeres. Ver competir a los demás es algo que me da ese punto de tensión necesario, a la vez que me tranquiliza. Parece una contradicción, pero yo se lo que quiero decir jaja. En el camino me encuentro a mi club de fans jajaja que van llamando la atención de todo el mundo por donde quiera que pasan.


Voy con tranquilidad, con pausa y sin agobios. Voy visualizando todo lo que tengo que hacer para no andar con prisas. Lo había dejado todo listo para no tener carreras a última hora. Llego a la habitación dispuesto a salir para la zona de Las Mestas y... no me había puesto los dorsales de pegatina en brazos y piernas. A tomas por c... la tranquilidad. Me los pongo rápidamente y salgo pitando. Cuando llego al check-in resulta que me los había puesto mal!! No se ponen en paralelo, se ponen uno encima de otro... PARDILLO!! A quitarlos y ponerlos de nuevo. Me tranquilizo un poco porque veo a todo el mundo por allí y no voy tan mal de tiempo como creía. Bici a boxes, colocación del material, vistazo final asegurándome de que no falta nada y a calentar. Las sensaciones eran espectaculares y los nervios se mantenían a raya. Casi sin darme cuenta estaba en la línea de salida dispuesto a darlo todo. Todo el trabajo de este año había que sacarlo a relucir.

A  sus puestos...!!!!

Se da la salida y desde el primer metro se va a un ritmo de vértigo. Hay gente que se va por delante pero yo prefiero quedarme en el grupo. Voy bastante a gusto y siempre en las posiciones delanteras.



Si puedo, me gusta correr ahí. Los 10 kms pasan volando y tras unos últimos 600 metros agónicos llegamos a la T1. La hago lo más rápido que puedo y a la bici. Como vamos en grupo meto los pies en las zapatillas nada más subirme y antes de salir del recinto de boxes ya tenía incluso las zapatillas abrochadas. 

Transición española

Antes del km 2 de bici saltan del grupo Amatriaín y el inglés Hobby. Tengo fuerzas para intentar seguirlos pero pienso que no iban a llegar a ningún lado (que sabré yo jaja). Poco después saltan Roca y Diemunsch. Dudo en si salir a por ellos o no y finalmente decido guardar fuerzas. En el grupo no hay organización y por unos instantes son el portugués Arraiolos y Alarza los que tiran de él. Paso a colaborar con ellos y en ese momento el portugués decide no seguir colaborando. Fernando mete unos metros y mira hacia atrás. Le digo que tire fuerte y se vaya. El ve la oportunidad y no se lo piensa dos veces. Aquí está el fallo más grande del día. Dejé que se fuese y cuando sacó unos metros decidí saltar a por él para intentar entre los dos llegar a la cabeza. Salieron a por mi y cuando me tenían casi pillado volví a atacar. Conseguí irme pero el esfuerzo me había limado mucho. Tiré fuerte pero la distancia con Fernando se mantenía.

Persiguiendo a Fernando Alarza

Resignado me dejo coger por el grupo y veo convencido como la carrera se me acaba de escapar. En el grupo no se organizaban, encima nos pillaron por detrás y se formó un gran pelotó, y los de delante tiraban a muerte y con convicción. El resto del tramo cicilista fue siempre lo mismo. Intento de fuga que se abortaba de momento. Un palo tras otro que no iba a ningún lado. Intenté en la medida de lo posible ir lo mejor colocado dentro del grupo y más o menos lo conseguí. En la última vuelta, llegando a la zona de boxes y llevando una buena colocación cometo un error bastante grande. La garganta la llevaba seca y decido beber. Al intentar meter el bote este no entra y pierdo unas posiciones de oro que a la velocidad a la que se iba, resultaba imposible recuperar. Encima el isquio me hace varios amagos de quedarse pillado y dudo si podré bajarme de la bici en marcha. Por fin soltamos la bici y comienzo a correr, un poco retrasado pero al menos el isquio aguanta y el flato no aparece en el lado derecho. Llevo una ligera molestia en el lado izquierdo. Pienso que las medallas ya se han ido pero que hay que luchar por entrar lo más adelante posible. Poco a poco desaparecen las molestias y empiezo a alargar zancada. 100 metros duró la alegría. Mi amigo el flato aparece cuando aun quedan más de 4 kms por delante. Me limito a trotar y a maldecir a todo lo que se me pasa por la cabeza. la gente me pasa como si fuese andando.
Instante aproximado donde apareció el flato

Con este panorama me limito a aguantar como puedo, con un dolor insoportable y con la única idea de llegar a meta para poder pararme. Por fin cumplo mi objetivo y cruzo la línea de llegada en el puesto 20 de la categoría élite. 

El mosqueo nada más acabar es grande, pues ese puñetero dolor ha acabado el solito con todas mis aspiraciones. Me duele por mí, por todo el trabajo y esfuerzo realizado estos últimos meses. Por todas las cosas que he dejado de hacer por entrenar, pero más me duele por mi entrenador y por mi familia y amigos. Muchos se han cruzado España en coche por estar ahí animándome, otros se que estaban pegados al ordenador pendiente a lo que hacía. A ellos solo puedo decirles que muchísimas gracias por todo y que no duden que mientras pude, di el máximo.

Suelo ser siempre muy exigente conmigo mismo, tanto que casi nunca he disfrutado con lo mucho o poco que he conseguido. Por eso, de un tiempo hacia acá, he decidido sacar lo positivo de cada cosa y eliminar lo negativo. Y de esta experiencia puedo sacar muchísimas cosas positivas. Se que en el primer 10000, si estoy en forma, puedo aguantar con los mejores. En bici hay gente que anda muchísimo más que yo, pero también los hay que andan menos y que aguantan con los mejores. O sea, que creo que tengo nivel suficiente para estar ahí. En el último 5000 la gente corre tanto o más que en el primer tramo de carrera. Eso ya no se si podré hacerlo, al menos a día de hoy, pero poco a poco seguro que seré capaz de conseguirlo. Por tanto, y resumiendo, me quedo con que he estado peleando con los mejores del mundo de tú a tú, y que sin duda, este no será mi último mundial.

El Domingo se disputó la prueba de relevos. Me dijeron que si quería correr con el equipo "b" a las 11 de la mañana. Por supuesto dije que sí. La prueba consistía en 4 componentes, 2 hombres y 2 mujeres y cada uno hacía un mini duatlón de 2 km de carrera, 7,4 de bici y 1 km corriendo para terminar. El equipo b lo formábamos Estefanía Domínguez, Fernando Alarza, Ana Godoy y yo. El comportamiento de los 4 fue espectacular. Fuimos 4º a tan solo 5" del bronce. Yo realicé el 2º parcial de todos los participantes (entre los que estaban Del Corral, Roca, Diemunsch...) ganando en el esprint al ruso Yakovlev (Campeón de Europa el año pasado). No arregla esto nada, pero al menos hace que me vuelva a casa con un mejor sabor de boca.

Pues basicamente esta es la historia de mi primer Campeonato del Mundo. Seguro que me dejo muchas cosas por detrás y he contado cosas que no son realmente importante. Pero cuando vives algo tan grande las emociones son tantas que cuesta elegir con cual quedarte. 
Quiero aprovechar este momento para agradecer el montón de muestras de cariño y de ánimos que he recibido. Tanto este fin de semana como durante la preparación. Me consta que el chat en el que se iba comentando la prueba echaba humo. Dar las gracias a los que estuvieron viendo la prueba en Gijón. En cada rincón del circuito había gente animándome por mi nombre. Eso me dio alas en muchos momentos de la prueba. Agradecer también a mi compañero de habitación, Alex Santamaría, a Victor del Corral y a Roger  sus sabios consejos. De verdad y de corazón, un millón de gracias a todos.
 EL Viernes terminaré mi temporada corriendo la Nocturna del Guadalquivir y después disfrutaré de unas merecidas vacaciones, para volver con más ganas si cabe.

Un saludo a todos y perdón por el tocho!!!

miércoles, 14 de septiembre de 2011

COMIENZA LA CUENTA ATRÁS

Estamos a 10 días del Mundial de Duatlón. Los nervios comienzan a aparecer... Nervios porque es algo totalmente nuevo para mi, no se realmente que me voy a encontrar allí. ¿Que tipo de carrera se dará?, ¿se saldrá fuerte desde el principio?, ¿seré capaz de aguantar el ritmo de la cabeza?... Dudas de este tipo me acechan cada día. Cuando empecé esta temporada el objetivo principal era disfrutar y aprender con mi nuevo deporte, pero a medida que ha ido avanzando la temporada se han ido incluyendo nuevos objetivos. Sigo con los mismos ideales por supuesto, pero los entrenamientos que vengo realizando durante el último mes y medio invitan al optimismo y  a pensar en objetivos que van más allá del simple disfrute. No me voy a obsesionar, eso lo tengo claro, pero tampoco quiero llegar demasiado relajado. Tan malo es estar muy nervioso como demasiado tranquilo. 
Tengo muchas ganas de que lleguen las 14:45 del Sábado y poder sacara a relucir todo el trabajo hecho en estos últimos 4 meses. Como ya he dicho antes, los entrenamientos han ido mejor de lo esperado y en los 2 test que he realizado de cara al mundial, en ambos he obtenido un resultado sorprendentemente positivo. En Cantimpalos me vi fuerte en bici y en una popular que corrí el Viernes pasado de 9500 metros me encontré con muchísima fuerza.
Una fotillo entrenando en Mallorca

Por tanto una cosa si que está clara, salga lo que salga el día 24, podemos estar con la conciencia muy tranquila, pues el trabajo se ha realizado a la perfección, y si no consigo una mejor posición, no va a ser por problemas con el entrenamiento. En este aspecto tengo que destacar una vez más la labor de mi entrenador Ivan Muñoz. Una persona muy joven pero con muchísimos conocimientos. Un grandísimo entrenador, que sabe que poner exactamente en cada entrenamiento para que el atleta siempre se vaya con la moral alta para casa, y este, creo, que es un aspecto muy muy importante de cara a seguir progresando.
A partir de ya vamos a ir con pies de plomo y midiendo al máximo las sensaciones. Se puede decir que el trabajo ya está hecho, ahora lo que queda es no estropearlo.
Un saludo a todos y ya os contaré que tal sale la cosa

viernes, 2 de septiembre de 2011

MULTITRANSICIONES

Para mejorar en una determinada especialidad deportiva es fundamental entrenar el gesto deportivo y además a intensidades lo más cercanas posible a la de competición. Esto es algo más o menos aceptado por todos (aunque no siempre se puede trabajar a esos ritmos). En duatlón y triatlón se trabaja muchas veces los diferentes deportes por separado o haciendo a lo mejor alguna transición tras un rodaje largo de bici por ejemplo, pero, en mi caso al menos, nunca había trabajado las multitransiciones. Dentro de lo que es el entrenamiento, creo que es lo más parecido a una competición, y es por eso por lo que esta semana tengo 2 días dedicados en exclusiva a este método con el objetivo de llegar al 100% a Gijón.
Nunca antes había hecho algo así, por ello, el pasado Martes me llevé la cámara a la pista y grabé lo que para mi era una experiencia totalmente nueva. El resultado, el vídeo que os presento a continuación. Es un poco largo y muy mejorable, pero tengo muy muy poca práctica con editores de vídeo. Iré mejorando poco a poco, lo prometo jeje. Espero que os guste!!!!
Un saludo!!!

video